Sin inmutarse. Carmen, detenida por presuntamente cortar la cabeza de su novio, disfrutó de la Feria de Abril de Castro Urdiales (Cantabria) de este año cuando ya se supone que había cometido el crimen. Además, ofreció a los vecinos, en diferentes ocasiones, croquetas que hacía la detenida. Nadie sospechó entonces que la mujer presuntamente habría decapitado a su pareja, había hervido su cabeza, la había envuelto y entregado a una amiga suya, que parece ser, según se ha sabido ahora que podría ser amante de la víctima.  

Castro Urdiales   EFE

Muchos vecinos ahora se preguntan si la frialdad de la mujer fue suficiente no sólo para disfrutar de las fiestas del pueblo cuando ya había matado a su pareja, si no para ofrecerles croquetas en diferentes ocasiones. Y es que muchos vecinos y la investigación abierta trata de descubrir aún qué se hizo con la carne que la acusada quitó de la cabeza de la víctima y qué hizo después con el resto del cuerpo que sigue sin aparecer.

La limpiadora podría haber tirado el cuerpo sin cabeza

Los investigadores creen que la mujer de la limpieza, que trabajaba en la casa de la pareja, pudo tirar el cuerpo sin cabeza a la basura, sin saberlo. Y es que cuatro días antes que Carmen denunciara su desaparición, le pidió a la mujer de la limpieza que llegase antes a casa porque tenía que tirar muchas bolsas de basura. Según explica Espejo Público, la trabajadora declaró ante el juez que las bolsas pesaban mucho y tuvo que hacer varios viajes a los contenedores.

Casa Castro Urdiales

A partir de esta declaración, la Guardia Civil ha decidido ampliar la búsqueda del resto del cuerpo de la víctima en el vertedero de Castro Urdiales. No será nada fácil, ya que si, como se sospecha, el crimen fue cometido hace meses, los restos del hombre pueden encontrarse a bastante profundidad, hecho que puede llevar tiempo a las autoridades.

Celos, posible causa del asesinato

Los celos pudieron ser la principal motivación de Carmen. La detenida, una vez hirvió la cabeza se la entregó en una caja a su amiga. Parece ser que Carmen podría saber que su amiga tenía una relación sentimental con la víctima. Y es que la relación entre la pareja, que llevaba siete años de convivencia, se había deteriorado. Jesús se relacionaba con otras amigas mientras que Carmen había entablado una ‘estrecha amistad’ con un varón de nacionalidad colombiana, según explica El Español.

La víctima decidió el día de los enamorados (14 de febrero) pedirle a Carmen que se marchase de su casa, pero ella se negó repetidas veces.

Carmen podría haber contratado un sicario

En el momento que la víctima pidió a Carmen terminar la relación y que se fuera de su casa, ella ya podría estar preparando su asesinato en el que se estudia si pudo haber optado por pagar unos 12.000 euros a unos sicarios, según El Español. Se sospecha de esa cifra porque Carmen aseguró a los familiares de Jesús, cuando éste desapareció en febrero, que había cogido 12.000 euros y se había marchado a Punta Cana.

Eso explicaría el macabro tratamiento que recibió la cabeza del fallecido y Carmen estaría diciendo la verdad cuando asegura que ella recibió el paquete con la cabeza en su casa. La persona que le cortó la cabeza sabía que tenía que hervirla para eliminar las partes blandas para evitar el olor. También colocó un envoltorio, aunque todavía hay confusión sobre si era papel de aluminio o si fue envasado al vacío. Después le habría enviado la cabeza a Carmen como prueba que el trabajo se había realizado.