Cristina tenía 28 años, estaba diplomada en Turismo y vivía, desde hace dos años, en Londres. Allí se fue con su pareja, un hombre de 29 años, de nacionalidad española y de origen marroquí.

Él fue su verdugo. La mató este pasado 21 de septiembre a cuchilladas en la casa donde vivía en Southampton.

Pareja desde hacía años y proyecto compartido en Londres

Hacía años que eran pareja, vivían muy cerca, a menos de 100 metros, en un humilde barrio de Cornellà.

Decidieron hacer la maleta e irse hacia el Reino Unido para probar suerte e intentar ganarse la vida. Cristina había encontrado trabajo y estaba contenta y feliz, según han explicado familiares y conocidos de la chica a ElCaso.com.

La relación, sin embargo, se fue complicando. Las discusiones se habían convertido en el pan de cada día y finalmente rompieron la relación. Este verano la chica estuvo en casa de sus padres en Cornellà, pero acabó volviendo al Reino Unido, donde tenía ganas de continuar con su aventura, ya sin su pareja.

Viaje mortal

El hombre el pasado fin de semana volvió a Londres y allí se encontró con la chica en la casa que ella tenía en el barrio de Inner Avenue. Discutieron y él le clavó varias puñaladas por todo el cuerpo.

Las heridas de las cuchilladas le produjeron la muerte, según las pruebas post-mortem que le hicieron los investigadores de la policía.

"Te has ido demasiado pronto"

La familia de Cristina, que se desplazó de Cornellà a Londres, recibió las novedades por parte de la policía de Hampshire y emitió un mensaje de despedida.

"Te has ido demasiado pronto", asegura la familia en un texto al cual ha tenido acceso ElCaso.com.

"No olvidaremos nunca tu vitalidad, tu felicidad y tu determinación para alcanzar tus objetivos. Siempre has dado lo mejor de ti misma a la familia, a tus perritos y a tus sueños", insiste la familia en una sentida nota de despedida.

"La palabra imposible no figuraba en tu vocabulario. Siempre te querremos y te echaremos de menos".

Una familia muy conocida en el barrio

La familia de Cristina es muy conocida en Cornellà, y concretamente en el barrio donde siempre han vivido. Ella es la hermana pequeña. Sus padres, Antonia y Manuel, han vivido y trabajado toda la vida, en parte, también, para evitar que les faltara nada a las dos chicas.