Los Mossos d'Esquadra interceptaron el pasado viernes por la mañana a un hombre en l'N-2 en Lleida que iba dirección a la playa. Cansado de estar confinado en casa por el coronavirus, el hombre cogió el coche y la tabla de surf y tenía intención de llegar al mar para practicar su deporte preferido.

No tuvo en cuenta dos cosas. Que está prohibido salir de casa sin causa justificada. E ir a hacer surf, de momento, no está permitido. Y tampoco que los Mossos d'Esquadra diseñaron un operativo de controles de carretera para evitar que la gente fuera a pasar el fin de semana en las segundas residencias.

Un coche con una tabla de surf

Los agentes que estaban haciendo el control en la N-2 vieron un coche que llevaba una tabla para hacer surf y pararon el vehículo. El conductor intentó dar una versión que no tenía demasiado sentido y finalmente aceptó que había decidido saltarse el confinamiento para ir a hacer surf.

Según han explicado los Mossos d'Esquadra, identificaron y denunciaron el conductor. Se enfrenta a una multa de 600 euros por haber incumplido las restricciones de movimiento que marca el Real Decreto de estado de alarma aprobado por el Gobierno ahora hace una semana. Las denuncias por comportamientos irresponsables siguen creciendo cada día por toda España.