Durante los días de confinamiento por el coronavirus el supermercado es para muchos el único momento para salir de casa. Pero el gran tráfico de personas en estos establecimientos durante la cuarentena puede hacer de llenar la despensa una actividad de riesgo. Por eso es necesario prestar atención a los detalles a la hora de evitar el contagio.

Superficie peligrosa

Según los expertos, el foco de virus en los supermercados se concentra en las cestas y carros que llenamos cuando hacemos la compra. Uno de los principales motivos es que todos son de plástico, una superficie ideal para el coronavirus, donde se puede quedar hasta tres días.

Los cajeros de autopago, donde es el cliente quien hace todo el proceso pasando los códigos de barras por el lector, también pueden ser peligrosos. Sobre todo la pantalla táctil, que puede acumular restos de muchas personas, así como el lector de tarjetas de crédito y las teclas.

Extremar las precauciones

Para prevenir el contagio de covid-19 toda precaución es poca. Se recomienda siempre utilizar guantes y mascarilla. Si el cliente no lleva ninguna de estas cosas, puede optar por un gel desinfectante y limpiar las asas del carro o lo que sea que tocamos. También hay quien va al supermercado con una bolsa reutilizable para así no coger cesta.

Por último, al llegar a casa es importante limpiar los envases que hemos comprado para asegurarnos de que no hay restos del virus. Se puede hacer con jabón y agua caliente.