La estupidez humana se propaga tan o más rápido que el virus. Mientras los contagiados por coronavirus se cuentan por decenas de miles y hay más de 4.000 personas fallecidas en España, los adictos a los retos de internet parecen haberse tomado la pandemia a broma.

Si hace unos días conocíamos el caso de Ava Louis, una influencer que grabó un vídeo para Tik Tok en el que se la veía pasando la lengua por el urinario de un avión cuando ya se había dado la alerta por contagio de coronavirus a nivel mundial, su estupidez ya tiene seguidores.  Eso sí, con menos suerte que ella.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

How I be looking at all my ex’s friends 😈

A post shared by Ava Louise (@avalouiise) on

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Influencer contagiado

El nombre del personaje en cuestión es Larz, un californiano de 21 años que animado por la idea de unirse a la moda de los llamados “coronavirus challenges”, lamió con fruición el retrete de unos baños públicos, con tan mala suerte que el influencer contrajo coronavirus. 

Según informa el NY Post, el adolescente empezó a sentirse mal, fue al médico y dio positivo en el test de coronavirus, por lo que permanece ingresado en el hospital. 

La cuenta de Twitter del chico ha sido suspendida y el vídeo, eliminado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I got diagnosed with Coronavirus 😥

A post shared by LARZ (@larz) on

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El reto del coronavirus

Días más tarde, Larz se grababa desde la cama de hospital y seguía posteando vídeos desde su cuenta de Instagram para informar a sus seguidores de que había sido infectado. Sin embargo, en lugar de alertar a los internautas, se tomaba a broma lo ocurrido. 

Lo mismo que continúa haciendo Ava Louis, la lamedora de retretes de aviones, que se jacta en sus propias redes sociales de haber acumulado miles de dólares gracias al conocido como "coronavirus challenge" con mensajes tan malintencionados como éste:

Me encantaría no ser inmune al coronavirus para ir y toser en algunas de las casas de la gente vieja antes de que haya elecciones”.