Un hombre de 38 años se ha hecho pasar por policía para robar tarjetas de crédito a los vecinos de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en pleno confinamiento por el coronavirus.

En menos de una semana, había intentado estafar a tres personas y, finalmente, el domingo pasado, fue detenido por un delito de usurpación de función pública, de hurto y de estafa bancaria, motivos por los cuales ha sido detenido y ha entrado en la cárcel.

Falso paisano

Para robar a sus víctimas, el hombre les decía que era un agente de paisano, aunque en ningún momento les enseñaba la placa policial: solo les mostraba un papel con un falso logotipo de la policía.

La estrategia que utilizaba era la siguiente: mientras registraba a las víctimas, les pedía las tarjetas bancarias y su número de seguridad, según informan los Mossos en un comunicado.

15 antecedentes penales

Los agentes del grupo de delincuencia urbana sabían que este hombre se hacía pasar por policía de paisano y, el domingo, fue detenido después de intentar robar en una gasolinera a un hombre marroquí, que ya había sido su víctima anteriormente.

Los Mossos localizaron al falso paisano en el interior de un cajero próximo a la gasolinera mientras intentaba retirar dinero con las tarjetas de sus víctimas. El hombre, de nacionalidad española, tiene más de 15 antecedentes penales por delitos parecidos y cuando pasó a disposición judicial, se dictaminó su entrada a prisión.