Luis Fernando Chuquispuma, de 25 años, vive en Madrid, en la calle Mateo García del barrio Ciudad Lineal. Su padre, de 79 años, murió la madrugada de este miércoles pero los servicios funerarios no pudieron ir a recoger el cuerpo hasta más tarde de las 16:00 horas. Luis Fernando estuvo con el cadáver de su padre en el piso, muerto por coronavirus, durante más de 14 horas.

Más de 14 horas con el cadáver en casa

Él mismo lo ha explicado al diario El Mundo: "Tengo desde hace 14 horas en casa el cadáver de mi padre muerto por coronavirus, nadie lo recoge". Luis estaba desesperado y no sabía qué hacer, asegura que pidió atención médica para su padre, y por eso denuncia que hubo negligencia.

Luis, el padre, hacía cinco días que estaba enfermo en la cama. El martes pasado su hijo, al ver que tenía dificultades para respirar, llamó al 112, la respuesta fue que ponían su caso en lista de espera. Luis Fernando dice que "estaba muy preocupado porque le faltaba el aire y volví a llamar al 112".

La ambulancia tardó dos horas

El martes, a primera hora de la tarde, fue una ambulancia de SUMA y los sanitarios confirmaron que "el padre tenía insuficiencia respiratoria aguda y que enviarían un equipo con oxígeno", asegura Luis Fernando. Sin embargo, la segunda ambulancia tardó más de dos horas en llegar con el equipo necesario.

Demasiado tarde

El hijo recuerda que el martes por la noche "estábamos los dos juntos esperando a la ambulancia, yo le cogía la mano y respiraba más fuerte. De golpe, la respiración fue disminuyendo hasta que murió". Posteriormente, sigue narrando, "llamé a la Policía y después de llegar la ambulancia con oxígeno, vi que ya no era necesario".

Nadie se llevó el cuerpo

Aquí, sin embargo, no acabó el drama, ya que ninguna autoridad se llevó el cuerpo de su padre al depósito de cadáveres. El mismo Luis Fernando tapó el cuerpo y lo dejó sobre su cama, donde todavía estaba el miércoles por la tarde.

Aunque no se ha confirmado que el hombre muriera por coronavirus, su hijo está convencido de que sí, "tenía un problema de inmunodeficiencia", asegura. Ahora, Luis Fernando tiene miedo de haberse contagiado por haber estado en contacto con su padre.

Luis Fernando todavía tiene un elemento más para denunciar, y es que en una funeraria le estarían cobrando 2.700 euros para hacerse cargo del cuerpo. La empresa, sin embargo, aseguró al diario El Mundo que "no le consta que haya atendido un aviso en el domicilio de Luis Fernando o haber recibido la llamada de esta persona".