Continúa, este domingo, la búsqueda de las cuatro personas desaparecidas en la Conca de Barberà a consecuencia de la gota fría de esta semana. Este sábado el dispositivo de búsqueda se cerró sin ningún tipo de nuevo rastro de la madre y el hijo que desaparecieron en Vilaverd, ni del camionero belga ni del vecino de l'Espluga de Francolí. El otro hombre que había desaparecido en un principio, un hombre de Prades, apareció, muerto, flotando en el puerto de Tarragona.

Con respecto al dispositivo de este sábado, la cabeza de guardia del cuerpo de Bomberos, Guillem Guinjoan, ha afirmado que el balance es "bueno, porque se han completado las tareas previstas". El operativo se reanuda este domingo con prácticamente los mismos efectivos y se priorizará el tramo entre el municipio del Morell y la desembocadura del río Francolí en Tarragona.

Ningún rastro

A lo largo de este sábado, los equipos de emergencias no han encontrado ningún indicio ni información que les haya permitido encontrar a los vecinos de la Cueva y de Vilaverd ni el camionero belga desaparecidos. El dispositivo ha recorrido el cauce del río Francolí desde el origen del desbordamiento en l'Espluga de Francolí hasta a la altura del Morell. Los efectivos también han trabajado a sacar escombros en torno a la zona de Montblanc, la Cueva y Vilaverd.

bomberos cueva

Los bomberos colaboran a sacar escombros / Bomberos

Guinjoan ha detallado que han actuado en lugares donde "era difícil transitar" por la acumulación de taludes, restos vegetales, escombros, barro y piedras llevadas por la riada. Sin embargo, ha asegurado que se han alcanzado los objetivos de esta jornada.

Los Bomberos movilizan pues, este domingo, un dispositivo similar al de la cuarta jornada, con entre 200 y 300 personas, y centrarán los esfuerzos en el tramo entre el municipio del Morell -punto donde se ha acabado la búsqueda este sábado- hasta la desembocadura del río en Tarragona. Se trata de un tramo de entre ocho y diez kilómetros.