El conductor que el 10 de agosto circuló 36 kilómetros contra dirección por la AP-7 hasta que chocó contra una barrera de vehículos policiales a la altura de Cambrils (Tarragona) ha denunciado a ocho mossos que participaron en su detención por los supuestos delitos de lesiones y contra la integridad moral.

Según recoge la denuncia, los agentes le habrían propinado puñetazos y patadas, y le habrían ajustado con fuerza las esposas para vejarlo. Por el contrario, el atestado policial sostiene que el hombre opuso mucha resistencia, que estaba "muy agresivo y exaltado", y que se intentó autolesionar. Mientras tanto, la Audiencia de Tarragona ha acordado que el hombre pueda salir de la prisión bajo fianza de 7.000 euros.

El hombre asegura que los Mossos lo sacaron del vehículo "propinándole puñetazos y patadas"

 

El escrito de denuncia explica que el hombre vive en Italia y que la madrugada del 10 de agosto se dirigía con una amiga hacia Marruecos a visitar a la familia y a celebrar la fiesta del cordero. El hombre asegura que, hacia las tres de la madrugada, conducía por la AP-7 a la altura de Tarragona cuando observó que lo perseguían tres vehículos.

Al cabo de unos kilómetros, estos vehículos le bloquearon el paso y, atemorizado por la situación, dio media vuelta y empezó a circular contra dirección. Su objetivo, asegura, era llamar la atención de las cámaras de la autopista para pedir ayuda a la policía –sostiene que en Italia, en el mismo supuesto, aparece la policía al auxilio.

brazo

El hombre estuvo ingresado en el hospital durante doce días / ACN

Cuando ya circulaba de forma antirreglamentaria, el hombre explica que confundió el vehículo de los Mossos d'Esquadra que lo perseguía -no logotipado- con unos ladrones y que, debido a los nervios y al miedo a que sentía, no pudo frenar a tiempo e impactó contra la barrera de vehículos que la policía había montado a la altura de Cambrils.

La versión del hombre es que ocho agentes de los Mossos se dirigieron hacia el coche, le cortaron el cinturón con un cuchillo y lo sacaron del vehículo "propinándole puñetazos y patadas, incluso pisándole la cabeza contra el suelo, excediendo de la mínima fuerza indispensable para reducirlo y ocasionándole graves lesiones, por las cuales estuvo ingresado en el hospital durante doce días –del 10 al 22 de agosto.

Los Mossos dicen que estaba muy agresivo y que quería hacerse daño

Por su parte, el atestado de los Mossos d'Esquadra recopilación que el 112 recibió 24 llamadas de usuarios de la autopista informando de que un vehículo circulaba contra dirección. La policía afirma que fue más de 30 kilómetros a unos 150 km/h y que provocó "situaciones de riesgo elevado", así como varios accidentes leves. Incluso intentó hacer fuera de la carretera un vehículo policial que lo seguía y "vio claramente los agentes uniformados", según los Mossos.

Los agentes actuantes dejaron constancia que el hombre en todo momento se resistió a ser detenido y mostró un comportamiento "muy agresivo y de gran exaltación", con síntomas de haber consumido drogas –dio positivo en cocaína. Según detalla el atestado, lo detuvieron cuando intentaba huir corriendo y cayó por el margen derecho de la vía. Además, mientras lo conducían hacia dependencias policiales, los Mossos aseguran que empezó a golpearse contra el cristal y la mampara-que sacó de la guía- y que intentó salir del coche en marcha.

Los Mossos aseguran que el hombre mostró un comportamiento "muy agresivo y de gran exaltación"

 

Ante esta situación, la patrulla tuvo que parar el vehículo, reducirlo e inmovilizarlo "para evitar que se autolesionara" y que empezó a abordar contra los agentes "con la intención de hacerles daño y zafarse". Dos dotaciones del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) acudieron hasta el lugar para sedarlo y lo trasladaron a un centro hospitalario.

Los agentes que interactuaron con él explicaron que, después de impactar contra la barrera policial, el hombre se encontraba sentado en el asiento con los ojos muy abiertos y la mirada perdida. Los mossos aseguran que mostró una actitud nerviosa y desafiante, agresiva, profiriendo gritos y "cosas sin sentido", y gesticulando con los brazos.

foto 3536068

Impactó contra la barrera de vehículos que la policía había montado a la altura de Cambrils / ACN

El hombre quedó arrestado por los supuestos delitos de conducción temeraria, atentado a agentes de la autoridad y daños. Dentro del coche la policía encontró 12.750 euros en billetes -1.000 en el bolso de mano de la mujer y el resto escondidos en un calcetín en el techo solar-, una cuarentena de teléfonos móviles, varios portátiles y otros aparatos electrónicos. Todo el material quedó intervenido con el fin de acreditar la procedencia.

La mujer que viajaba de acompañante en el vehículo aseguró que el dinero era suyo y, a su vez, el hombre manifestó en el juzgado que se dedicaba a la compraventa de teléfonos móviles y portátiles en mercados de antigüedades. Ninguno de los aparatos constaba como sustraído en la base de datos de los Mossos d'Esquadra.