El conductor de un bus ha sido denunciado por insultar y escupir a una mujer con discapacidad. Según algunos testigos, el hombre le dijo que "vosotros sois retrasados mentales".

"La gente como vosotros no debería existir"

Uno de los conductores de la línea interurbana 334 (Conde de Casal con Rivas - Vaciamadrid) de Boadilla del Monte (Madrid) ha insultado y escupido a una mujer con movilidad reducida, que viajaba en el bus con su scooter eléctrico.

La discusión comenzó cuando, al entrar la mujer, el hombre dijo que "no se podía retrasar porque personas como ella se subieran a su bus", según han asegurado algunos testigos.

"Vuestros padres son unos irresponsables porque la gente como vosotros no debería existir"

Lejos de quedarse ahí, el conductor añadió expresiones vejatorias: "vosotros no deberíais entrar al bus", "vuestros padres son unos irresponsables porque la gente como vosotros no debería existir" o "es que vosotros sois retrasados mentales". 

Además, el hombre se negó a detenerse en la parada solicitada por la mujer porque "siempre hay muchos coches aparcados en el lugar adaptado para bajar la rampa".

Al cambiar su rutina, la mujer, que tiene problemas de orientación, se vio "en una situación comprometida que, gracias a la colaboración de otros viajeros pudo salvar", ha expresado.

Medidas disciplinarias

Ahora, la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FAMMA-Cocemfe Madrid) ha denunciado al conductor, a través del Consorcio Regional de Transportes de Madrid, por un delito de odio por discapacidad, con "trato vejatorio".

FAMMA-Cocemfe Madrid exige a la empresa medidas disciplinarias contra este conductor y que "se asegure de la adecuada aplicación de controles psicológicos a los conductores para evitar situaciones de estas características".

En esta línea, el presidente de Famma, Javier Font, ha añadido que "una actitud tan canalla no puede ser consentida ni por la empresa ni por el Consorcio Regional de Transportes. De no actuar, pediremos responsabilidades a los dos".

Si se demostrara el delito de odio, el conductor podría ser condenado a una pena de entre seis a dos años de prisión y una multa de seis a doce meses.