Un hombre de Valladolid ha protagonizado una imprudencia vial, una discusión con la policía y una acción incívica ante las mismas autoridades policiales. Todo en la misma noche.

Los hechos pasaron el sábado, a las cinco y media de la madrugada, en la Plaza Mayor de Valladolid. El hombre, que había dejado el coche a un parking, intentó entrar marcha atrás por el túnel de salida al darse cuenta de que la policía estaba haciendo un control de alcoholemia.

Intentó evitar la multa

En el momento en que pasaron los hechos, el hombre triplicaba la tasa de alcoholemia: dio 0,80 miligramos por litro de aire aspirado. Consciente de su imprudencia, cuando vio las luces azules que anunciaban la presencia de la policía haciendo controles, intentó evitarlo.

Por este motivo, aparentemente, intentó retroceder por el mismo túnel de salida del parking. La maniobra, sin embargo, no le salió bien, ya que un policía local lo interceptó y lo obligó a soplar.

Se enfrentó con los agentes

No teniendo suficiente con la multa por el positivo, el hombre se enfrentó a los agentes e, incluso, orinó delante de ellos. Por todo eso, tendrá que pagar una multa de 810 euros y será juzgado por un delito de seguridad vial.