Un conductor de autobús ha tenido que llevar al hospital a una pasajera que se había puesto de parto. El recorrido de José Manuel al volante de uno de los vehículos del servicio de transporte urbano de Pamplona ha durado dos paradas. Poco después de las seis y media de la mañana de este viernes, una mujer embarazada rompía aguas en el bus y el hombre decidía romper con el horario y llevarla hasta la mismísima puerta del Complejo Hospitalario de Navarra, informa Navarra.com.

Rutina

La mañana de José Manuel empezaba como cualquier otra a las 6.28 horas. Este conductor del servicio de transporte urbano de Pamplona comenzaba su recorrido y realizaba dos paradas hasta llegar a la altura de la avenida Central de la localidad de Barañáin. En ese punto, una mujer embarazada subía al transporte llorando y asegurando que estaba de parto, señala el mismo medio. Tras intentar tranquilizarla esperando a la llegada de la ambulancia, el conductor ha tomado riendas en el asunto y se ha dirigido al Complejo Hospitalario de Navarra, ya que el parto parecía haberse adelantado.

El hombre ha aparcado el autobús en la mismísima puerta de la zona de Maternidad del centro hospitalario, ante la sorpresa de los presentes en el lugar. Las dimensiones del transporte han obligado a José Manuel a realizar numerosas maniobras para poder esquivar los pivotes que delimitan el área y dirigir el bus de nuevo a la carretera.