Un cocinero de Valladolid ha sido detenido por agentes de la Policía Local después de amenazar, encerrar y retener durante media hora en su restaurante a un policía que acudió al establecimiento para notificarle el precinto de su cocina por un problema de extracción de humos.

Fuentes de la Policía Local han explicado este jueves que el cocinero ha pasado la noche en el calabozo y pasará esta mañana a disposición judicial, como supuesto autor de varios delitos, entre otros desobediencia grave, amenazas, coacciones y detención ilegal.

El cocinero mantuvo su pulso a los agentes durante media hora

 

Los hechos ocurrieron a última hora de la tarde de ayer en un establecimiento del centro de Valladolid, que la Policía ha preferido no señalar para preservar la presunción de inocencia, cuando un agente se personó en el establecimiento con una notificación de precinto para la cocina.

Al parecer, el propietario se puso nervioso y optó por encerrar al policía en su cocina, lo que alertó al resto de agentes que se personaron en el exterior del establecimiento, quienes avisaron al cocinero de que si no deponía su actitud podía incurrir en una infracción penal.

Sin embargo, el cocinero mantuvo su pulso a los agentes durante media hora con alusiones a que "le daba igual todo", según el relato de la Policía, preocupada por la posibilidad de que pudiera utilizar algún cuchillo durante ese tiempo, aunque finalmente abrió la puerta y fue detenido. En el momento de la intervención policial ya no había clientes en el establecimiento, por lo que no supuso quebranto para el funcionamiento normal del restaurante.