El cuerpo de Bombers ha ampliado el dispositivo de búsqueda de las cinco personas desaparecidas entre los municipios de l'Espluga de Francolí y Vilaverd (Tarragona) por culpa del temporal de la gota fría hasta a una cuarentena de bomberos. Ya hace casi 48 horas que no se tiene ni rastro de la pareja del coche, de la madre y el hijo del bungalow y del camionero belga.

Todos los pronósticos son pesimistas

También se han incrementado los profesionales de los Mossos d'Esquadra, de Protección Civil y de los voluntarios de Cruz Roja para priorizar la búsqueda en los cauces de los ríos. Ahora mismo, trabajan unos ochenta efectivos, entre los cuales destacan las unidades del GRAE de montaña y subacuáticas, dos medios aéreos y la unidad canina de los Mossos d'Esquadra.

Por ahora, no se han encontrado nuevos indicios de las personas desaparecidas. El jefe territorial de Bomberos, Guillem Guinjoan, ha explicado que "es una incógnita muy grande" saber en qué lugar podrían estar las personas desaparecidas y, que de momento, se centran en buscar en las "zonas más probables". Todos los pronósticos, sin embargo, son pesimistas.

Muchos escombros en la zona donde pueden estar los desaparecidos

Los esfuerzos del dispositivo se focalizan en las zonas que desaparecieron el turismo y el camión del transportista belga en el término municipal de l'Espluga de Francolí y en un puente del municipio de la Riba, cerca de donde desaparecieron una mujer y su hijo, atrapados en el bungalow donde vivían. Según ha explicado el jefe territorial de los bomberos se han acumulado árboles y muchos escombros.

Ahora, se trabaja en la retirada de esta materia para descartar las zonas "más probables" donde podrían estar las personas desaparecidas. Los medios aéreos, en cambio, centran la búsqueda en el río y hasta a su desembocadura.

"En el caso de una riada es muy difícil dar una estimación del tiempo de búsqueda, porque el río ha removido tierra y escombros. Es una incógnita muy grande saber en qué lugar pueden estar", ha precisado Guinjoan.