A.C. no vuelve sola a casa de noche desde el pasado 2 diciembre. Esta chica de 17 años fue asaltada por dos menores de entre 14 y 16 años cuando se encontraba a escasos metros de su domicilio en Esplugues de Llobregat (Barcelona). Los jóvenes la agredieron y le robaron el bolso y el móvil mientras la amenazaban con un cuchillo de cocina. La rápida intervención de una vecina evitó que el incidente fuera a más y permitió la detención de los dos agresores, que están acusados de un delito de robo con violencia.

Los hechos se produjeron a las doce menos cuarto de la noche del 2 de diciembre del 2018. La menor había quedado con unos amigos para cenar en el Avenç, un conocido bar del centro de Esplugues. Al acabar, A.C. se despidió del grupo y se dirigió a su domicilio caminando, como tantas veces había hecho. A la altura del parque de la plaza de l'Escorxador, dos chicos empezaron a seguirla. La chica se dio cuenta y aceleró el paso mientras oía como los dos acosadores murmuraban detrás suyo.

Inmóvil

A medida que se acercaba al portal de su casa, la menor oía cada vez los pasos de los chicos más cerca y decidió ponerse casi a correr. De golpe, uno de los acosadores la empujó contra la pared con violencia. "Que me lo desde todo", le gritó uno de los menores mientras la amenazaba con un cuchillo de cocina. A.C. se quedó paralizada. Los chicos le sacaron el bolso y el móvil y empezaron a palparle la chaqueta en busca de algún objeto más de valor. No contentos con eso, los acosadores le pasaron las manos por debajo del abrigo y empezaron a realizarle tocamientos mientras la chica gritaba inmóvil.

Los chillidos de la víctima alertaron a una vecina, que salió y llamó la atención a los jóvenes. Al verse sorprendidos, estos huyeron deprisa con el bolso y el móvil de la menor. Segundos después, la madre de la chica salió al portal de su domicilio y se encontró con su hija paralizada a pocos metros de su casa. Rápidamente llamaron a la policía. Una patrulla se personó en el lugar de los hechos y se llevaron a la menor a dar una vuelta por el barrio a ver si pillaban a los dos acosadores, sin éxito.

Drogas y reincidentes

Al poco tiempo, los padres de A.C. recibieron una llamada. Unos agentes habían localizado a los agresores y estaban detenidos en comisaría. La chica se dirigió a la sede de los Mossos d'Esquadra en el municipio donde formalizaron la denuncia y donde pudo recuperar el móvil. El bolso que llevaba la menor lo encontraron los amigos con quien había estado cenando aquella noche, que vieron cómo los chicos lo tiraban en unos contenedores muy próximos al Avenç.

Dentro de las dependencias policiales, la víctima se tropezó con los dos menores. Ellos no la vieron, pero la chica se echó a llorar y a temblar al verlos. Según fuentes policiales, los dos agresores llevaban encima una cantidad elevada de droga y eran vecinos del municipio vecino de Molins de Rei. Además, los dos menores ya habían protagonizado otro robo a una abuela aquel mismo día en la localidad vecina de Sant Just Desvern.