La Fiscalía de Sevilla ha pedido 12 años de prisión para un chico de 23 años que ha violado a una joven de 26 en un descampado. El acusado recogió a la víctima con el coche haciéndose pasar por conductor de Cabify, y le ofreció llevarla a casa "por 5 euros".

Los hechos pasaron el 17 de agosto del 2018, en torno a las 5:30 horas, en Sevilla. El acusado estaba rondando por los alrededores de la discoteca La Castoixa y vio a la víctima y a su hermana, que esperaban un taxi. Así, se aprovechó de su necesidad de transporte para abordarlas.

La hermana, abandonada en una rotonda

Según ha explicado la acusación del caso, el chico se hizo pasar por conductor de Cabify y se ofreció a llevar a las hermanas por 5 euros. Las jóvenes aceptaron, y una vez dentro del coche, empezaron a discutir. El chico, según el testimonio de la víctima, siempre "se mostraba a favor suyo".

En un momento dado, la otra hermana le pidió su licencia, pero el chico la echó del coche y la dejó en una rotonda. El acusado, entonces, continuó "con las luces apagadas", y los dos siguieron hablando hasta que la víctima se dio cuenta de que no iban por el camino correcto.

Violada en un descampado

El chico continuó el viaje asegurando que "conocía un atajo", pero entró en un descampado, paró el coche y se tumbó encima de la víctima. Según la acusación, el violador le subió el vestido a la chica y la agredió sexualmente.

Finalmente, el hombre se volvió a subir al coche y continuó el trayecto, mientras la víctima le decía que le había arruinado la vida. "Lo siento, yo no lo veo así, me gustas", le respondió él. El joven está en prisión provisional desde el 15 de noviembre de 2018 y tiene varias sentencias firmes contra él, entre las cuales una del 7 de marzo de 2019 por agresión sexual.

Doce años de prisión

La Fiscalía reclama 12 años de prisión para el acusado por un delito de agresión sexual con el agravante de reincidencia, así como 10 años de libertad vigilada y la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima y comunicarse con ella durante otros 12 años.

Además, el chico también tendrá que pagar una indemnización de 30.000 euros a la joven, que sufre una sintomatología "ansioso-depresiva" y la sensación de tener "un daño moral y emocional irreparable".