Adam Hergenreder está ingresado por los graves problemas respiratorios que sufrió a raíz de utilizar a diario cigarrillos electrónicos. Este chico de 18 años de la localidad de Gurnee (Illinois, EE.UU.) estuvo durante más de año y medio consumiendo al menos una cápsula de la marca Juul al día, lo que acabó provocándole una infección pulmonar. Tras ser hospitalizado por un episodio de vómitos, los médicos comprobaron que los pulmones del joven -que según los expertos están como si tuviera "70 años"- solo funcionan parcialmente y para ser operativos necesitan la ayuda de una máquina artificial.

Radiografía

La pesadilla de Hergenreder empezó hace una semana. Repentinamente, el joven comenzó a tener fuertes episodios de vómitos y a presentar graves problemas para poder respirar. Su madre le llevó en coche al hospital donde ingresó directamente en la unidad de curas intensivas. Tras una primera radiografía, los especialistas constataron que los pulmones del chico solo funcionaban parcialmente. La rápida intervención de los médicos fue crucial ya que, de no haber ingresado en el centro sanitario, podría haber fallecido debido a la infección pulmonar que le habían provocado los cigarrillos electrónicos.

"Cuando comencé a vapear no sabía qué era la nicotina", señala este joven en declaraciones recogidas por el canal WLS-TV. Tras volverse adicto a los cigarrillos electrónicos, Hergenreder empezó a vapear THC (tetrahidrocannabinol), el principal componente psicoactivo de la marihuana, que compraba a un camello en la calle. El chico llevaba consumiendo una cápsula y media de la marca Juul a diario durante más de un año y medio cuando se manifestaron los problemas respiratorios, que ahora le tendrán varios meses en recuperación. "Tengo 18 años, pero mis pulmones están como si tuviera 70", lamenta y asegura que si pudiera volver atrás no lo dudaría.

Prohibición

La Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este jueves precisamente que planea prohibir la comercialización de cigarrillos electrónicos con sabores en el país, después de que en los últimos días se hayan hecho públicas las primeras muertes causadas por su uso. "La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos) está trabajando para prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores", dijo el secretario de Salud, Alex Azar, en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

Azar explicó que tomará "varias semanas" para terminar este proceso y, luego, un periodo de 30 días para que entre en vigor la decisión de prohibir todos los sabores de cigarrillos electrónicos, excepto el de tabaco. El secretario de Salud hizo el anuncio en el Despacho Oval al lado de Trump, que aseguró que el vapeo es un problema que afecta especialmente a "niños inocentes". "Tendremos que hacer algo respecto a esto", apuntó Trump.

Primeras muertes

El aviso del Gobierno de Trump se produce después de que las autoridades hayan informado ya de la muerte de seis personas -tres de ellas el pasado viernes- como consecuencia de los cigarrillos electrónicos, una práctica sobre la que se están imponiendo prohibiciones por sus riesgos. Los escáneres de pulmones de pacientes con enfermedad de vapeo muestran lo que parece una neumonía viral o bacterial grave, pero las pruebas para confirmar esas enfermedades dan resultados negativos.

Estos vaporizadores se venden sin restricciones de edad y se ofrecen con sabores como jugos de frutas, caramelos y gomas de mascar. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) la nicotina, tanto en los cigarrillos regulares como en los electrónicos, es adictiva. Otros ingredientes en el líquido de estos cigarrillos incluyen partículas ultrafinas que pueden llegar a los pulmones, compuestos para dar sabor como el diacetilo, un químico vinculado con graves enfermedades pulmonares, y metales pesados como níquel, estaño y plomo.