La muerte de Samir Andrés Velázquez en una fiesta clandestina en Córdoba (Argentina) ha causado gran conmoción. Este chico de 20 años fallecía de camino al hospital a causa de un fallo multisistémico provocado por el consumo de éxtasis. "Mi hijo fue a una fiesta en el medio de la nada y consumió éxtasis. Lamentablemente lo perdí", explicaba Darío, el padre del joven en declaraciones a Arriba Córdoba. La familia -que ha reconocido que no era la primera vez que Samir tomaba drogas- ha arremetido con fuerza contra los organizadores de estos eventos de electrónica ilegales, porque considera que dejaron "tirado" al chico, y contra las autoridades por la falta de control de estos acontecimientos.

Desmayo

Los hechos tuvieron lugar durante la madrugada del domingo en una zona conocida como Camino a 60 cuadras ubicada en Córdoba. Samir asistía con un grupo de amigos a una de las fiestas clandestinas que se organizan de forma habitual en este lugar, cuando de pronto se desmayó. Al parecer, el joven -que había consumido éxtasis- habría sufrido un fallo multisistémico en pleno evento. Según el relato del padre del chico, "fue una muerte en el acto" y nadie lo atendió como corresponde en el lugar.

"No había servicios de nada. Lo subieron a una especie de ambulancia que no tenía nada -para atenderle- y lo llevaron al Hospital Florencio Díaz, donde lo dejaron tirado", denuncia el progenitor. Samir fallecía de camino al centro sanitario, sin que los especialistas pudieran hacer nada por salvarle la vida. "Yo no entiendo cómo se hacen estas fiestas. Que tengan tanta movida y que la policía no lo sepa", lamenta Darío, que pide a las autoridades más controles "para que no vuelvan a suceder estos episodios" y hace un llamamiento a depurar responsabilidades en el caso de la muerte de su hijo.

La fiscalía, la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) y la División Homicidios de la policía de la provincia se han hecho cargo de la investigación para tratar de localizar a los organizadores del evento ilegal, mientras siguen a la espera de recibir los resultados de la autopsia del joven.