Un chico de 17 años fue detenido tras estrellarse con el coche que había robado por conducir borracho. Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado en Vigo, cuando el joven realizó un brusco cambio de sentido y avanzó unos 200 metros en dirección contraria hasta salirse de la carretera para evitar chocar frontalmente con un camión. El arrestado -que no tenía carné y conducía ebrio- resultó ileso y la policía recuperó el vehículo, que había sido sustraído recientemente.

Choque frontal

Según informa La Voz de Galicia, el incidente se produjo el pasado sábado sobre la una de la madrugada en la autovía A-55. Un menor que iba al volante de un coche robado recientemente en Vigo realizaba un cambio de sentido mientras se dirigía a la localidad de Tui y avanzaba unos 200 en dirección contraria. La incursión del chico de 17 años terminaba cuando se salía de la carretera al encontrarse con un camión de cara e intentar esquivarlo.

Sin carné

El joven de nacionalidad rumana -que acabó chocando con una bionda- resultó ileso y los agentes que acudieron al lugar del accidente comprobaron que conducía borracho, sin carné y que el vehículo era robado. Tras pasar a disposición de la Fiscalía de Menores, el chico salió en libertad bajo custodia de sus padres.