La Guardia Civil ha detenido a un chico, de 23 años y nacionalidad española, por haber intentado matar, presuntamente, a su exnovia y por haber provocado un incendio en su casa.

Los hechos pasaron el 17 de agosto, en torno a las 00.05 horas, en Gandía (Comunidad Valenciana). El chico incendió de forma intencionada la casa de su expareja por motivos que todavía se desconocen.

Tres vehículos y dos perros

Según fuentes policiales, a consecuencia del incendio el chico calcinó a los dos perros de su expareja y, además, los daños materiales ascienden a tres vehículos y un ciclomotor, informa Las Provincias.

El Grupo de Incendios de la Guardia Civil de Valencia se trasladó hasta el lugar de los hechos para inspeccionar la zona y determinar las causas del incendio. Los agentes concluyeron que fue provocado, y empezaron las investigaciones para encontrar al culpable.

Rondaba la casa

Los investigadores tuvieron en cuenta que los dos perros no ladraron cuando entró la persona responsable del accidente en la casa, y por lo tanto la conocían y confiaban en ella.

Tirando del hilo, los agentes pudieron saber que el chico se encontraba por los alrededores de la vivienda donde vivía su expareja, víctima del incendio, en el momento en que empezó.

Homicidio en grado de tentativa

Ante estos hechos y toda la información recopilada, la Guardia Civil detuvo al chico por un presunto delito de homicidio, en grado de tentativa y en el ámbito de la violencia de género, y otro de incendio con peligro para las personas.

El detenido ha pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº. 1 de Gandía.