Un niño de 14 años ha violado, presuntamente, a una niña de 4 años a quien hacía de canguro. El adolescente habría hecho que la niña le practicara una felación. El caso se ha visto todavía más enturbiado por la reacción del padre de la niña, que intentó agredir a los padres del violador y provocó que la madre de este saltara por la ventana de un segundo piso.

Todo empezó en Versalles, en las afueras de París, la noche del 1 de septiembre, cuando la madre de la menor se presentó en la comisaría asegurando que su hija había sufrido abusos sexuales por parte del hijo de su vecino, que le hacía de canguro de vez en cuando.

Acompañada por su madre, la niña explicó que había visto el pene del chico y que le habría introducido en la boca, según aseguran fuentes próximas al caso que recoge Le Parisien.

El padre de la niña asaltó la casa del joven

Después de la denuncia, el viernes padre de familia volvió de las vacaciones y descubrió que su hija había sido víctima de abusos. El hombre, de 31 años, entró en cólera y tiró al suelo la puerta de casa del presunto agresor.

El padre entró al piso hecho una fiera y el otro padre, el del supuesto violador, intentó calmarlo y consiguió que se marchara. Pocos minutos después volvió, pero se encontró con la puerta bloqueada.

La madre del adolescente, ventana abajo

Al cabo de un rato, la paz del vecindario volvía a verse alterada: ahora, por las ambulancias que venían a atender a una mujer que se había precipitado desde el segundo piso. Era la madre del adolescente, que había entrado en pánico por la violenta reacción de su vecino y saltó por la ventana.

La mujer fue trasladada de urgencia al hospital con múltiples fracturas, pero su vida no corre peligro.

A un reformatorio

El adolescente acusado de violación fue detenido una vez registrada la denuncia, y este sábado a un juez de menores lo envió a un reformatorio mientras continúa la investigación de la supuesta violación.

La misma causa incluye la investigación de los hechos que pasaron en casa de los padres del chico y que acabaron con la madre saltando por la ventana. El padre de la niña está investigado por haber asaltado la casa de sus vecinos, pero no se lo considera responsable de la caída ni de las lesiones sufridas por la madre del adolescente. Por eso, lo han dejado en libertad pendiente de juicio.