"Nuestra hija, una joven de 18 años, no puede salir si no es que sea acompañada, y lo que es peor, tiene que vivir bajo el miedo de encontrarse en la calle con sus agresores", así es como empieza la carta que los padres de la chica violada por la Manada de Sabadell ha hecho pública y que recoge Telecinco.

Los padres de la chica aseguran que no puede salir a la calle por miedo a encontrarse con los agresores, que, aunque fueron detenidos, no han ingresado a prisión. Sólo dos de los ocho detenidos fueron enviados a la prisión después de declarar ante el juez.

Uno de ellos, incluso, hace más de una semana que está en busca y captura después de no haber comparecido en los juzgados, una de las medidas cautelares que ordenó el magistrado que lleva el caso.

Los padres lamentan que el juez instructor no haya autorizado una orden de alejamiento de los hombres que quedaron en libertad que les prohíba acercarse a su hija. Los padres piden que los Mossos detengan a todos los hombres implicados en la violación de su hija y que ingresen a prisión para evitar más sufrimiento de la chica.

Violada por tres hombres

La chica fue asaltada al principio de febrero cuando volvía a casa después de una noche de fiesta. Fue en la zona de Can Feu, a Sabadell, y según las investigaciones policiales, tres hombres violaron a la chica mientras otros hombres, que vivían en una nave ocupada de esta zona de la capital del Vallès, lo observaron.

Después de la denuncia que presentó la chica, la Policia Municipal de Sabadell detuvo seis personas y los Mossos d'Esquadra detuvieron dos personas más después de las investigaciones. La causa sigue abierta por un presunto delito de agresión sexual, a la espera de nuevas pruebas contra los imputados.