La Fiscalía Superior del País Vasco ha confirmado que una chica se quitó la vida en 2018 tras participar en el reto conocido como la ballena azul en Gipuzkoa. Según recoge el órgano judicial en su memoria anual, la muerte de la menor guipuzcoana ha sido calificada como inducción al suicidio, ya que la joven recibía instrucciones y estaba siendo tutelada por un chico de 17 años que se encargaba de dirigir un proceso de suicidio colectivo internacional desde Argentina. Este caso se trata de la primera víctima mortal confirmada que ha dejado este reto en España.

Pruebas

La ballena azul es un juego dividido en 50 pasos en el que las víctimas van superando retos hasta llegar a la última fase: el suicidio. Según recoge la memoria del Ministerio Público, la joven guipuzcoana fue invitada a participar en este macabro desafío y su primera prueba fue "realizarse un corte con un cuchillo en la mano escribiendo F57". La chica debía enviar la fotografía del corte a la persona que se denominaba "curadora", una especie de mentor que guía a los participantes en este recorrido hasta lograr que se quiten la vida. Sin embargo, antes de suicidarse, las víctimas deben superar otras pruebas como "ver películas de terror, andar por los tejados, andar por las vías del tren y hacerse cortes en el cuerpo todos los días".

La persona que controla el reto especifica claramente que una vez iniciado el mismo no se puede abandonar, y que éste tiene que permanecer oculto para terceras personas como educadores o padres. La Policía vasca indicó que "la peligrosidad del reto consiste fundamentalmente en el perfil de las víctimas" ya que son "adolescentes en pleno proceso de conformación de su personalidad y altamente influenciables". Precisamente, la joven guipuzcoana fallecida no era la primera vez que participaba en juegos de este estilo.

Dos retos

En el momento de los hechos, la víctima participaba simultáneamente en un proceso de suicidio colectivo inducido desde Argentina que pudo ser frustrado por una investigación de la Ertzaintza, que acabó con la detención del infractor -un chico de 17 años- el 11 de agosto de 2017 por parte de la Policía Federal del país suramericano. Pese a "todas las medidas de protección adoptadas por el ente foral", la menor "tristemente acabó suicidándose" en septiembre de 2018, aunque consideran que resulta difícil determinar si el detonante final de este hecho fueron las instrucciones que la joven recibió a través de las redes sociales.

Sospechas

La muerte de un niño de 12 años de La Unión (Murcia), que fue encontrado ahorcado en su habitación el 18 de abril del 2018, también está siendo investigada como un posible caso de suicidio inducido por el reto de la ballena azul. Según informa El Español, una de las principales hipótesis que barajó en su día la policía para explicar el fallecimiento fue que el menor estuviera participando en este peligroso desafío, aunque las autoridades no han confirmado oficialmente este extremo.