Una joven se ha inventado un robo violento en su casa para ocultar que su novio le había dado una paliza. Los hechos ocurrieron la madrugada del 15 de septiembre en Fuengirola (Málaga).

La chica había salido de fiesta con amigas con las que estuvo en diferentes locales de la localidad. La joven explicó a la policía, al día siguiente, que entabló conversación con un hombre, pero no recordaba nada a partir de ese momento, según explica Diario Sur.

La primera versión de los hechos

En la primera versión que dio, explicó que lo siguiente que recordaba era despertar en casa por la tarde llena de golpes en la cara, las piernas, los brazos y el tórax. También aseguró que le habían robado la cartera en la que llevaba además de las tarjetas, 60 euros en efectivo.

La mujer acudió al Hospital Costa del Sol de Marbella, donde comprobaron que no hubiese sido drogada para agredirla sexualmente

Sospecha de los investigadores

A los investigadores no les cuadró la explicación de los golpes que tenía, ya que en el caso que la hubiesen drogado, la sustancia que se suministra logra controlar la voluntad y en esos casos la víctima apenas presenta resistencia.

Finalmente, los agentes comprobaron que la joven se había visto casi obligada a presentar la denuncia por la insistencia de sus compañeros de trabajo, a los que tampoco contó la verdad.

La verdad, al descubierto

La policía finalmente descubrió que detrás del suceso había un caso de violencia machista, por lo que se procedió a detener al novio, que le había obligado a maquillarse para tapar los graves hematomas que tenía por todo el cuerpo.

El presunto agresor ha quedado en libertad, pero tiene una orden de alejamiento y se le ha colocado un dispositivo telemático para evitar posibles represalias a la víctima.