Una joven británica de 22 años ha quedado ciega de un ojo y ha sufrido quemaduras de tercer grado en la cara después de explotarle dos huevos que intentaba hervir en el microondas, según explica The Sun.

Los médicos aún no saben si la chica podrá recuperar la visión de un ojo

La chica cocinó los huevos durante 6 minutos a una potencia de 900W y después los sacó del microondas para que se enfriaran. Cuando se acercó para comprobar si ya estaban, explotaron sobre su cara. En el momento de los hechos, se encontraba sola. Llamó a emergencias mientras echaba agua fría sobre su cara. Cuando llegaron los equipos sanitarios, la trasladaron al hospital donde recibió tratamiento.

Los médicos aún desconocen si la ceguera de su ojo derecho es permanente. Lo que de momento tienen claro es que su piel sufrirá decoloración a largo plazo y tardará un tiempo en recuperarse de las quemaduras.