El hombre acusado de violar tres veces en una misma noche a una mujer entre el término municipal de Figueres y Llers (Alt Empordà) la amenazó con un arma de fuego y la dejó ligada de manos y pies dentro de la chabola, después de haberla forzado durante diez horas.

En concreto, el monstruo de Figueres, de 39 años y vecino de Figueres de nacionalidad española, retuvo a la chica y la obligó a tener relaciones con él desde la medianoche del miércoles hasta las diez de la mañana del jueves, momento en que la chica se pudo escapar de la barraca y pudo pedir ayuda a un vecino de la localidad. Los dos se conocían y acabaron en una chabola apartada después de una fiesta. Entonces, la víctima le dejó claro al hombre que quería marcharse a casa, pero este se negó y la retuvo contra su voluntad.

Se negó a tener relaciones sexuales

El agresor obligó a la víctima a hacerle una felación, aunque la chica se negó a tener relaciones sexuales con el acusado. Entonces intentó penetrarla, pero la resistencia de la mujer hizo que no lo consiguiera. Ante esta situación, el hombre se restregó con la víctima y la obligó a masturbarse repetidamente. Después, con ánimo de atemorizar a la joven, la amenazó con un arma de fuego, la ligó de manos y pies y la dejó en la barraca donde la había violado.

La chica pudo deshacer los nudos de la cuerda al cabo de un rato y salió de la barraca para pedir ayuda aprovechando que el agresor no estaba. Unos metros después, un vecino que paseaba por la zona encontró a la chica con evidentes signos de violencia, la asistió y llamó a los Mossos d'Esquadra.

Detenido en comisaría

Paralelamente, en la comisaría de Figueres se presentaba pocos minutos antes de las once de la mañana el presunto agresor. El hombre explicó a los policías que había estado practicando sexo consentido con una mujer en una barraca de Llers. El detenido aseguró en los agentes que la mujer se cayó y se hizo daño mientras estaban juntos. Ante las evidencias que se trataba del mismo caso del aviso con el del relato del hombre, los Mossos lo detuvieron.

Por todos estos indicios, el juez de instrucción 6 y encargado de la causa decidió acordar la prisión provisional, comunicada y sin fianza, como también reclamaba la Fiscalía. Según el juez, el relato de la víctima es "coherente y congruente" con el atestado de los Mossos d'Esquadra. Ahora tendrá que responder por tres delitos de violación consumada, un intento de violación, una de lesiones, un delito de amenazas y uno de detención ilegal.