Un hombre de 69 años ha muerto en Jorcas, en Teruel, cuando el cazador a quien acompañaba se le ha disparado el arma mientras la limpiaba después de haber acabado la batida.

Los hechos han pasado este jueves por la mañana, poco antes de las diez. Al cazador, A.C.P., de 46 años y vecino de Jorcas, se le ha disparado el arma de manera accidental mientras la limpiaba y se disponía a desmontarla, después de haber ido a cazar codornices.

El tiro ha ido directo al abdomen del hombre que lo acompañaba, M.G.E., un vecino de la próxima población de Camarillas de 69 años. El balazo le ha provocado heridas mortales y no se le ha podido salvar la vida.

Los dos hombres eran amigos

Según parece, los dos hombres eran amigos, y la víctima había salido a acompañar al cazador, según las fuentes de la Guardia Civil. Al lugar donde se ha producido este accidente se han desplazado efectivos de la policía judicial, para tomar muestras, y también el juez de guardia que ha ordenado el levantamiento del cadáver.

Por otra parte, el hombre a quien se le ha disparado la escopeta ha sido trasladado a la comandancia de la Guardia Civil de Teruel, para tomarle declaración en calidad de investigado no detenido.

Tras declarar ante el juez este viernes, el hombre ha quedado en libertad con cargos bajo una fianza de 6.000 euros. Está investigado por un delito de homicidio por imprudencia grave.

El hombre, al parecer, está desolado por el accidente, y Jorcas ha suspendido las fiestas patronales, que se tenían que celebrar estos días, como muestra de duelo.