El crimen de Castro Urdiales (Cantabria) pudo producirse el mismo mes de la desaparición de Jesús, la víctima. Los investigadores creen que la mujer de la limpieza, que trabajaba en la casa de la pareja, pudo tirar a la basura el cuerpo sin cabeza del hombre, sin saberlo.

Cuatro días antes de denunciar la desaparición de Jesús, su novia, María del Carmen, pidió a la mujer de la limpieza que fuera antes al trabajo para tirar unas bolsas a la basura, según explica Espejo Público. En su declaración ante el juez, la trabajadora explicó que las bolsas pesaban mucho y que tuvo que hacer varios viajes a los contenedores.

La policía amplía la investigación

Tras conocerse las declaraciones de la mujer de la limpieza de la pareja, la Guardia Civil ha iniciado las diligencias para proceder a buscar los restos mortales de la víctima en el vertedero de Castro Urdiales.

La Guardia Civil también ha ampliado la búsqueda a unos terrenos de 1.200 metros cuadrados y que son propiedad de la víctima. Sin embargo, el primo de sangre de Jesús no cree que la policía encuentre nada. Asegura que en los últimos meses no ha habido movimientos de tierra y que la mujer detenida no conocía el lugar exacto donde se encuentra el terreno.

La cabeza es del novio de la detenida    

Los análisis que se han llevado a cabo en las últimas horas han confirmado que la cabeza aparecida dentro de una caja en Castro Urdiales el sábado es de Jesús, el novio de la mujer detenida y que estaba desaparecido desde hacía meses.

Termina la inspección de la casa de la pareja

Este jueves ha terminado la inspección de la casa donde vivía la pareja. La inspección del dúplex se ha prolongado cinco días, durante los cuales se han buscado restos biológicos. En la inspección ha participado el perro Marley, al que ya se recurrió en casos como los de Gabriel Cruz o Diana Quer.