Un furioso grupo atrapó a un presunto violador y luego lo torturó haciendo que un pitbull terrier se comiera sus genitales. El hombre, de unos 30 años, fue atacado después de presuntamente agredir sexualmente a una mujer en la Ciudad de México el mes pasado. Las imágenes muestran cómo lo desnudaron, lo esposaron y lo inmovilizaron mientras cinco hombres lo rodeaban.

A continuación, el perro le arrancó los genitales y se comió el pene y los testículos. La víctima grita "para, déjame, déjame" mientras el grupo observa. Uno de los pandilleros le cubre la boca con un trapo para reprimir sus gritos de auxilio. Aparece un segundo perro, un pitbull marrón, pero no se une. Las imágenes tomadas por uno de los atacantes muestran cómo el presunto violador fue castrado por el perro voraz, dejándole con una herida abierta. No se conoce si sobrevivió.

Los atacantes hicieron público el vídeo como una advertencia a otros posibles atacantes de la ciudad

 

El vídeo de la salvaje tortura apareció el mes pasado. Se informó en los medios locales que una banda criminal había atrapado al hombre después de que presuntamente violara a una mujer. Se dice que los atacantes hicieron público el vídeo como una advertencia a otros posibles atacantes de la ciudad, plagada de crímenes.

Los medios locales informaron que en los últimos años, los métodos de tortura de las organizaciones criminales mexicanas han aumentado su nivel de crueldad, que tales ataques se estaban volviendo "cada vez más frecuentes" y que docenas de mujeres son violadas todos los días, informa Daily Mail.

México tiene la tasa de asesinatos más alta del mundo con 17.000 muertos en la primera mitad de este año, los niveles más altos en su historia. En 2015, la tasa de violación en México fue de 12.6 casos por cada 100.000 habitantes, aunque es probable que el número real sea mucho mayor ya que muchas víctimas no denuncian.