Una mansión reconvertida en una casa del terror ofrece más de 18.000 euros a los que superen las diferentes pruebas. Entre estas hay un secuestro y diferentes tipos de tortura. En total son 10 horas de terror a superar, pero hasta ahora ningún participante ha conseguido llegar hasta el final.

La casa está situada en Summertown, en Tennesee (Estados Unidos). Para participar es necesario tener más de 21 años, obtener un permiso médico para evitar malos mayores y firmar un documento de 40 páginas en el cual el participante tiene que asegurar que se encuentra en plenas condiciones físicas y mentales para participar, pasar un test de drogas y no tener antecedentes penales.

Los participantes también tienen que inventarse una palabra clave para poder poner fin al terror voluntariamente si no se ven capacitados para seguir "jugando".