Un pederasta norteamericano ha protagonizado una hazaña para intentar "ganarse" a una niña de 14 años, pero se ha acabado llevando un chasco: la niña no era tal. El hombre de 32 años caminó desde Indiana hasta Wisconsin para mantener relaciones sexuales con la menor, con la que chateaba y que ella havia rechazado previamente.

Finalmente, la joven era una policía encubierta y detuvieron al hombre cuando le faltaban diez kilómetros para llegar a su destino.

La larga marcha

Tommy Lee Jenkins, de 32 años, empezó chatear con "Kylee", una adolescente de 14 años que vivía en Wisconsin. En sus conversaciones intensas, el hombre le pedía fotografías sexualmente explícitas y, sobre todo, le decía que quería conocerla para mantener relaciones sexuales. Finalmente, "Kylee", que resultó ser una agente de policía encubierta, lo rechazó.

A partir este momento, el hombre decide iniciar una larga caminata desde el pueblo de Whitestown (Indiana) hasta donde supuestamente vivía la joven, Neenah (Winsonsin), que se sitúan a una distancia total de 576 kilómetros. Durante la marcha, Jenkins mantenía informada a la menor sobre todos sus movimientos por los diferentes pueblos y zonas de los EE.UU. que cruzaba para recuperarla.

Cuando ya sólo le faltaban diez kilómetros para acabar su gran caminata desesperada se encontró una sorpresa: los agentes policiales de la zona lo estaban esperando para detenerlo, según anunció el mismo Departamento de Justicia de Winsconsin en un comunicado este viernes 11 de octubre.

"Kylee", la policía encubierta

La "menor" que chateaba con Jenkins, se hacía llamar Kylee y era un adjunta del xerif del Condado de Winnebago.

La "menor" que chateaba con Jenkins, se hacía decir Kylee y era un adjunta del xerif del Condado de Winnebago

La mujer fue una de las que participó en el procedimiento de detención de Jenkins en la frontera del contado de Winnebago juntamente con los diputados del sheriff y un agente especial de la Oficina Federal de Investigación (FBI).

Acusación y antecedentes de Jenkins

La justicia ha acusado a Jenkins de persuadir, inducir e incitar a una menor a participar en actividades sexuales ilegales. En caso de que se le declare culpable, el hombre se enfrenta a penas hasta 10 años de prisión.  Según apunta el New York Post, el hombre llegó a decirle a la joven que quería tener hasta 500 hijos con ella y que el primero sería en poco menos de un año. 

En el 2011 ya fue condenado a casi un año de prisión por haber maltratado a dos niños de 7 y 8 años

Jenkins no es la primera vez que lo acusan de de maltrato infantil. En el 2011 ya lo condenaron a casi un año de prisión y cuatro de libertad condicional por haber abusado de dos niños de 7 y 8 años.