Un favor a una amiga. Así es como empezó la escabrosa noticia que este fin de semana ha sacudido Castro Urdiales, en Santander. Una mujer ha encontrado la cabeza de un hombre en el interior de una caja. Desde el mes de febrero que un hombre de 57 años del País Vasco estaba desaparecido. Nadie sabía dónde estaba. Las investigaciones de la Guardia Civil estaban en camino muerto y se habían intensificado los últimos días.

Registro en casa de la mujer

La policía había anunciado a la pareja del hombre, una mujer de 62 años, que registraría la casa para intentar encontrar más pistas y la mujer quería esconder una cosa. Concretamente, una caja donde guardaba, según explicó a su amiga, consoladores y bolas chinas. Por vergüenza que los agentes encontraran la caja con estos objetos sexuales, la amiga aceptó quedarse la caja. Poco se imaginaba qué se encontraría en el interior.

La caja empezó a hacer mucha mala olor. La vecina no tuvo más remedio que abrirla para saber qué había en el interior y el hallazgo fue escabroso. Había la cabeza decapitada del marido de la mujer, un hombre que desde el mes de febrero que estaba desaparecido.

Detenida la pareja del desaparecido

Tal como detalla ElConfidencial, la mujer al ver el contenido de la caja sufrió un ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida por los servicios de emergencia. Cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento del hallazgo, activó a los investigadores y detuvieron a la mujer en Castro Urdiales. Se ha declarado secreto de sumario y se ha enviado la mujer a la prisión, acusada del asesinato de su marido.