Una taza de café ha provocado que un avión con 326 pasajeros que cubría el recorrido entre Frankfurt (Alemania) y Cancún (México) tuviera que realizar un aterrizaje de emergencia en Shannon (Irlanda). Los hechos ocurrieron en febrero, aunque el caso se ha dado a conocer ahora.

Los pilotos tuvieron que ponerse las mascarillas y realizar un aterrizaje de emergencia

La bebida cayó sobre el panel de control del avión, un Airbus A 330-243, casi cuando estaban a mitad de trayecto volando sobre el Atlántico. Como consecuencia del derrame, falló el sistema de megafonía del avión. Más tarde empezaron a calentarse los controles, la cabina se llenó de humo y se detectó un fuerte olor a componentes eléctricos quemados. En ese momento, los pilotos decidieron ponerse las mascarillas y realizar un aterrizaje de emergencia.

El avión pudo aterrizar sin problemas y no hubo que lamentar heridos. Según The Guardian, la compañía, Condor Airlines, decidió desde ese momento que en todos los cafés se utilizaran tapas.