El cadáver que los bomberos encontraron este domingo en el río Francolí durante las tareas de búsqueda no era de ninguno de los cuatro desaparecidos que se estaban buscando, sino de otra persona, una sexta víctima de los aguaceros que no se había registrado hasta ahora.

Fuentes policiales han confirmado a ElCaso.com que el cuerpo localizado era de una persona que también fue arrastrada por la riada, pero que nadie denunció la desaparición. Se trataría, según las mismas fuentes, de un mendigo que vivía en una chabola a tocar del río en Constantí. No tenía familia y por eso nadie había denunciado su desaparición.

El cuerpo sería de un mendigo de quien nadie había denunciado la desaparición

El cuerpo se localizó este domingo por la tarde a un grupo de 30 bomberos que rastreaban, metro en metro, el cauce del río Francolí. Concretamente, se encontró al margen derecho del río a la Pobla de Mafumet, al Tarragonès. Una vez identificado el cuerpo por los Mossos d'Esquadra, sin embargo, se ha confirmado que el cuerpo no era de ninguna de las cuatro personas que, a estas alturas, continúan desaparecidas.

Tres víctimas mortales confirmadas y cuatro desaparecidos

Con este hombre, de quien no han trascendido más datos, ya son tres las víctimas mortales de la gota fría de la semana pasada: se suma al hombre que se vio arrastrado por la riera en Arenys de Munt cuándo intentaba sacar su coche y a otro hombre que se vio sorprendido por la crecida del río cuándo circulaba en un coche en l'Espluga de Francolí y que apareció el jueves flotante al puerto de Tarragona.

Mientras tanto, continúan las tareas de búsqueda de las cuatro personas desaparecidas. Los equipos de emergencia buscan a un camionero belga, cuyo vehículo también fue localizado en l'Espluga de Francolí; el otro ocupante del coche arrastrado por el agua, un hombre de la Cueva; y una mujer de 69 años y su hijo, de 42: el agua se llevó el bungalow donde vivían en Vilaverd (Conca de Barberà).