El bebé encontrado muerto dentro de un contenedor en Alicante este lunes por la noche nació vivo y en buen estado de salud, según revela la autopsia a la que ha tenido acceso el diario Levante-EMV

Podría haber sido arrojado vivo al contenedor

El pequeño, que no presentaba signos de violencia, tenía aire en los pulmones, cosa que demuestra que vivió después de nacer. Eso hace pensar que probablemente fue tirado vivo a la basura.

El bebé fue lavado justo después del parto y habría sido envuelto con sábanas justo antes de dejarlo en el contenedor, según publica El Mundo.

Buscan a la madre

La policía sigue investigando para identificar y detener a la madre del pequeño. También se ha hecho un llamamiento pidiendo colaboración ciudadana para ayudar a localizar a la madre.

Los hechos pasaron el lunes cuando un hombre que buscaba chatarra alertó a la Policía cuando encontró el cadáver del bebé dentro del contenedor. El pequeño fue encontrado en torno a las ocho de la noche en la calle General Elizaicín, en el barrio de Carolinas, cerca del Museo Arqueológico Provincial (MARQ), y todo apunta a que el bebé llevaba varias horas muerto ya que su cuerpo estaba frío. Fuentes de la investigación explican que el pequeño todavía tenía el cordón umbilical.