Samantha y Paula se besaban en un portal de una calle de Valencia cuando un argelino se les acercó y les preguntó si se podía unir. Las chicas le pidieron que las dejara y, acto seguido, el hombre las insultó, escupió y pegó una paliza. Los hechos se produjeron el 17 de junio de 2018, pero el juicio tuvo lugar el miércoles, aunque el acusado no se presentó y tuvo que suspenderse.

"Nos pegó porque no lo dejamos participar y no soporta ver a dos chicas besarse", explica Paula, de 19 años, que sufrió una contusión en el tabique nasal a consecuencia de la agresión. Su novia, de 21 años, también sufrió lesiones en el codo. "Nos dijo guarras, lesbianas, asquerosas, que dos mujeres no pueden besarse en la calle".

El hombre las insultó, las escupió y las pegó

 

La fiscalía especializada en delitos contra el odio considera que el ataque físico y verbal suponen "una agresión humillante, vejatoria y atentatoria contra la dignidad de las dos jóvenes". Por este motivo, solicita una pena de 15 meses de prisión y 3.900 euros de multa por dos delitos leves de lesiones y un delito contra derechos fundamentales y libertades públicas, informa Levante-EMV.

"No podemos seguir soportando estas cosas, hay gente que llega a unos límites que no son normales", remarca Paula. "Somos personas que nos queremos y no tenemos por qué aguantar eso, somos libres de besarnos con quién queramos", concluye.