La Guardia Civil busca a dos cómplices de la pareja detenida este miércoles en Pedrola (Zaragoza) por su presunta implicación en la muerte de José Antonio Delgado, el informático de Getxo (Bizkaia) de 54 años, que fue asesinado al acudir a un encuentro sexual que había pactado a través de una aplicación de citas. La autopsia ha revelado que el hombre pudo ser enterrado con vida.

Según han informado fuentes jurídicas, estas dos personas formarían parte, con los detenidos, de un grupo criminal que operaba entre las localidades zaragozanas de Pedrola y Luceni y que se dedicaba a captar víctimas a través de aplicaciones de citas por internet para atraerlas a zonas solitarias y robarles sus pertenencias. Han añadido que los investigadores continúan con las pesquisas para tratar de determinar el grado de participación de los sospechosos identificados en búsqueda, uno de los cuales está desaparecido desde hace días.

Modus operandi

El vecino de Getxo, José Antonio Delgado Fresnedo, desapareció el pasado 6 de septiembre tras acordar con la detenida un encuentro sexual que se convirtió en una trampa para robarle y finalmente asesinarle. Los detenidos, una mujer venezolana y un hombre marroquí, y los sospechosos de participar en los hechos, uno de ellos en búsqueda, son considerados también responsables de otros dos robos llevados a cabo mediante el mismo procedimiento.

Se trata de un vecino de La Almunia de Doña Godina, que fue asaltado a finales del pasado mes de julio, y otro de Tudela (Navarra) en septiembre, siendo ambos objetos de agresiones por sorpresa después de encontrarse con la mujer. Tras la detención de este miércoles, de la pareja, operación en la que participó una Unidad Especial Operativa de la Guardia Civil, los investigadores de la policía judicial del cuerpo en Zaragoza practicaron tres registros en Pedrola y Luceni, uno de ellos en una nave en busca de ADN del asesinado.

Tierra

Al parecer, el informático vasco fue conducido a este lugar tras ser asaltado por el grupo en el descampado al que le había llevado la mujer con la intención de mantener relaciones sexuales. La autopsia revela que la víctima perdió el conocimiento a causa de la violencia de los golpes recibidos y que pudo morir asfixiado una vez bajo tierra, dado que los forenses encontraron tierra en sus pulmones.

Los investigadores han conseguido incautarse en los registros del coche de la víctima, un Mercedes de alta gama, documentación referida al intento de venta del vehículo y varias bridas, cuchillos y cinta americana utilizadas por la banda. Los dos detenidos, trasladados a la comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, pasarán previsiblemente hoy a disposición del Juzgado de Instrucción 9 de la capital aragonesa. El magistrado de este órgano judicial mantiene secretas las actuaciones a la espera de obtener más datos sobre este grupo criminal.