No son un grupo de skins ni un grupúsculo de extrema derecha que había quedado para atacar la casa donde viven los MENAS, los menores de edad extranjeros no acompañados que tutela la Generalitat de Catalunya, en Castelldefels. Las personas identificadas por los Mossos d'Esquadra por el ataque violento de Cal Ganxo, donde viven estos jóvenes, no tienen ninguna vinculación con grupos de extrema derecha y no tienen antecedentes por violencia, según ha podido saber ElCaso.com.

Pelea en el botellón del sábado

Todo arrancó la noche del sábado, cuando varios jóvenes del municipio estaban participando en un botellón en la calle Heura,  en una zona poco habitada que normalmente se utiliza como punto de encuentro de jóvenes antes de acceder a varios locales de ocio y que tan solo está a 600 metros del centro donde viven los menores.

Fue aquí donde algunos menores extrejeros que viven en Cal Ganxo iniciaron un enfrentamiento verbal con las personas que había allí reunidas. Según han explicado fuentes de los Mossos a ElCaso.com, en un primer momento la tensión se originó cuando el grupo de MENAS quiso consumir alcohol y tabaco de los otros jóvenes y estos se negaron. De los escupitajos se pasó a los golpes y al lanzamiento de piedras.

La pelea no fue a emás y los dos grupos se disolvieron. Fue entonces cuando el grupo de jóvenes del municipio —menores y mayores de edad— fueron hasta el local de Cal Ganxo y lo asaltaron con lanzamientos de piedras y acabaron accediendo con un palo. Uno de los MENAS tuvo que ser trasladado al hospital y dos educadores del centro resultaron también heridos levemente.

Centre de menors de Cal Ganxo a Castelldefels - Guillem Ramos

No iban con pasamontañas. Fuentes de la policía catalana también han aclarado a este medio que el grupo que tiró piedras y atacó a los jóvenes de Cal Ganxo no iban con las caras tapadas. Sí que llevaban capuchas, las habituales de las sudaderas, pero que no hubo una intencionalidad de esconder el rostro bajo pasamontañas u otros elementos.

Identificados los autores del ataque a Cal Ganxo

Según han explicado fuentes de la policía catalana a ElCaso.com, los Mossos han identificado a varias personas que participaron en el ataque. Después del enfrentamiento violento se hizo un operativo para identificar a todas las personas que había en la zona del botellón y los investigadores creen que tienen identificado el hombre, de 20 años y de nacionalidad española, que entró con un palo en Cal Ganxo. Es una persona sin antecedentes y que aún no ha sido detenido, a la espera de que avancen las diligencias del caso.

Los Mossos d'Esquadra han identificado a otras personas, algunos menores de edad y otros ya con más de 18 años. La policía también ha reforzado la vigilancia en el centro para evitar que se repitan nuevos asaltos. La DGAIA ha confirmado también que durante el día de hoy los menores de edad serán trasladados a un centro de Tarragona.