Los Bombers de la Generalitat han suspendido definitivamente las tareas de búsqueda de las personas desaparecidas por los fuertes aguaceros que sufrió la comarca de la Conca de Barberà, en Tarragona, en octubre pasado por culpa de la gota fría. "Nosotros ya no podemos hacer más", asegura el cuerpo en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. Quedan tres personas desaparecidas: una mujer de 69 años que estaba dentro de un bungalow en Vilaverd que se llevó el agua que bajaba por el río Francolí; el segundo ocupante de un vehículo que desapareció al puente de l'Espluga de Francolí, y un camionero belga.

El Francolí "desde arriba hasta el mar, sin obtener éxito"

Según ha informado Bombers, estos días se han peinado los márgenes del Francolí "desde arriba hasta el mar, sin obtener éxito". A raíz de la gota fría, han muerto un total de cuatro personas. La primera víctima fue la de un hombre de Arenys de Munt que se llevó la riera del municipio. El cuerpo lo encontraron en la playa de Caldes d'Estrac.

En el Puerto de Tarragona se encontró el cuerpo de uno de los dos ocupantes del vehículo arrastrado por el río. También se ha localizado el cuerpo sin vida del otro hombre que estaba dentro del bungalow de Vilaverd, que es hijo de la mujer que continúa desaparecida. Finalmente, los equipos de búsqueda también localizaron el cuerpo sin vida de un sin techo en la Pobla de Mafumet que murió arrastrado por el agua y que no constaba como denunciado.