Blanca Fernández Ochoa, cuyo cadáver ha sido encontrado este miércoles en zona de la sierra madrileña de La Peñota, llevaba fallecida más de una semana, según los primeros indicios recabados por los investigadores, aunque será la autopsia la que determine el momento y las causas de la muerte.

Claros síntomas de descomposición

Así lo han informado a Efe fuentes de la investigación, que detallan que el cadáver tenía claros síntomas de descomposición y, por tanto, que la mujer llevaba varios días muerta. Esto ha dificultado la identificación del cuerpo y, también, la de las causas de la muerte.

La autopsia, que se celebra este jueves, revelará los detalles de la muerte de la esquiadora: la causa de la muerte y las lesiones que presentaba - algunas fuentes apuntaban a un fuerte golpe en la cabeza y en una caída que, después, se habría descartado - y, también, qué día habría muerto.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Collado Villalba levantará en las próximas horas el cadáver, encontrado a última hora de la mañana por un guardia civil fuera de servicio que iba con su perro.

Falta determinar las circunstancias de la muerte

El cadáver ha sido hallado once días después de que fuera vista en un supermercado de Pozuelo de Alarcón el pasado 24 de agosto.

La familia interpuso denuncia el día 29, ya que en otras ocasiones se había ido a la montaña ella sola durante varios días, y el 1 de septiembre se encontró su coche en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla.

Hermana Blanca Fernández Ochoa

La hermana de Blanca, llegado al puesto de mando de la búsqueda.

Desde ese mismo día se activó un amplio dispositivo de búsqueda con profesionales y voluntarios hasta que el cuerpo ha sido encontrado a primera hora de la tarde.

Lola Fernández Ochoa ha ayudado a los agentes a reconocer el cadáver y ahora los expertos de Homicidios y Científica de la Policía Nacional intentarán determinar las circunstancias de la muerte.