El cuerpo de Blanca Fernández Ochoa será incinerado este sábado por la noche, después de que, a las nueve de la noche, cierre la capilla ardiente instalada en el tanatorio de Cercedilla. Así lo ha confirmado la familia a través de su portavoz, el cuñado del deportista Adrián Federighi.

Desde primera hora, toda la familia se ha visto acompañada de decenas de ciudadanos que se han querido despedir de la medallista olímpica, muerta en la zona del pico de la Peñota después de que el sábado 23 de agosto desapareciera. El cuerpo apareció el miércoles después de cuatro días de búsqueda.

"Estamos todos rotos", aseguraba Federighi, "ha sido un procés largo: empezamos a buscarla con ilusión y después lo hemos pasado mal". El cuñado ha dicho que los últimos días han sido "largos y duros", y que ahora queda "recuperarla con risas, como era ella."

Los hijos, muy afectados

El portavoz de la familia también ha indicado que los hijos de Blanca Fernández Ochoa están "superafectados, porque son muy jóvenes y han perdido a su madre." "La echarán de menos más que nosotros, porque ella los educaba y les regañaba y nosotros disfrutábamos de ella como amiga y como hermana," ha dicho Federighi, que ha asegurado que "mañana queremos descansar y recuperar el ritmo del día a día, con la familia y la abuela."

Mientras tanto, también ha asegurado que de momento no se les ha proporcionado ningún informe ni ningún resultado de la autopsia practicada estos días en el cadáver de la esquiadora, y sólo les han confirmado que es ella. El juez los ha autorizado a incinerarla, cosa que quiere decir que no habrá que hacerle más pruebas.

Una vez la familia tenga las cenizas, hará una excursión para esparcirlas en la zona de Siete Picos, tal y como la deportista finada hubiera querido.

Centenares de condolencias

La familia de Blanca Fernández Ochoa, mientras tanto, está recibiendo decenas de ramos de flores y centenares de muestras de pésame. Muchas de ellas son digitales, a través de un código QR que la empresa funeraria ha habilitado.

Además de ciudadanos anónimos, por la sala de velatorio también han pasado personalidades del deporte, como Juan Antonio Corbalán y Coral Bistuer, y del mundo político, como el ministro José Guirao o el vicepresidente madrileño Ignacio Aguado.

Los familiares están preparando un comunicado para agradecer todas estas muestras de estima hacia la Blanca, la primera medallista olímpica española de la historia.