Una madre atemorizada advierte en las redes sociales a las personas que acostumbran a dar besos a niños recién nacidos: su hijo de seis meses casi muere este 17 de febrero de una infección de un herpes provocado por una persona que le transmitió con un beso.

Los padres no saben cómo lo cogió, el equipo médico asegura que alguien le decía dar un beso cuando tenía un herpes labial y le provocó esta infección que podía haberlo matado.

Bebé cono herpes

Imagen del herpes que tenía el pequeño, le cubría la mitad de la cara / The Mirror

En un principio los padres pensaban que era una infección normal, pero poco después vieron que se ponía peor. Stephanie Shafy temió por la vida de su bebé, parecía que tenía mucho dolor.

Los padres empezaron a verle ampollas en la cara del bebé, pero en cuestión de horas, tenía todo un lado de la cara llena de llagas rojas y muy dolorosas. Por eso sus padres lo llevaron al hospital más próximo de casa en Pensilvania, Estados Unidos.

Trasladado de urgencia

Su hijo tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital con un herpes potencialmente mortal, según aseguran los médicos que atendieron al bebé.

Lincoln tenía una dermatitis cutánea, pero nunca unas heridas similares. Sus padres notaron que alguna cosa no iba bien: "Nuestro hijo tenía dermatitis, pero nos dimos cuenta de que aquello era doloroso y lo llevamos al hospital".

"Parecía una infección, todas las ampollas reventaban y había pus. Le cubría la mitad de la cara"

Los resultados médicos dieron positivo a un herpes, los médicos lo tuvieron claro: todo era debido a un herpes labial que el pequeño podía haber contraído por un beso y que si no lo hubieran visto a tiempo habría podido ser letal.

Stephanie, la madre sigue con la lucha de advertir a las personas que hagan besos a los niños pequeños porque puede suponer un grave problema de salud y puede ser muy grave si no se diagnostica rápidamente.