La tragedia ha sacudido una familia británica que ha perdido a su hija de sólo tres semanas en un terrible accidente mientras dormían. La niña estaba en la cama entre los dos padres y, cuando se levantaron, se encontraron con que la niña estaba debajo del padre: ya no respiraba.

Una ambulancia se presentó a toda velocidad en casa de la pareja, en Stoke-on-Trent (Inglaterra), y llevó a la niña al hospital, pero los médicos no le pudieron salvar la vida.

padres niña ahogada anglaterra

La niña murió mientras dormía entre sus padres

Según han explicado, el padre, Tom Coomer, se levantó sobre las tres y media de la madrugada para darle el biberón. Cuándo acabó, se metió en la cama y puso la niña entre él y la madre mientras esta se dormía. Sin embargo, mientras jugaba con el móvil, él también quedó dormido.

Unas tres horas más tarde, la madre lo despertó entre gritos. La mujer, Ebony-Jade Pearson, asegura que se extrañó de que la niña no lo hubiera despertado llorando. Entonces la vio a su lado, de cara a su pareja; cuando la separó, vio que estaba pálida y que no respondía.

El padre pesa más de 115 kilos

Durante el interrogatorio de la policía, Tom aseguró que la única explicación que tenía era que, mientras dormía, se había girado y había chafado a la niña. "No hay ninguna otra explicación: soy un hombre grande, hago 1,80 metros y peso 115 kilos, le debo haber pasado por encima durante la noche".

Durante el juicio que se celebra estos días, los forenses han asegurado que no está claro que la causa de la muerte fuera la asfixia, pero han remarcado que compartir cama con el bebé es muy arriesgado y puede provocar casos como este.