Un bebé de 2 meses ha tenido que ingresar en el hospital después de consumir cocaína. Han sido sus padres los que lo han llevado al centro médico, después de que el pequeño haya sufrido vómitos y se haya quedado sin respirar.

Los hechos pasaron el domingo en Elche (Alicante). El niño ingresó grave en el hospital y, después de una serie de pruebas médicas que le practicaron a los médicos, se pudo descubrir lo que había comido.

No se han tomado medidas contra los padres

Según han informado fuentes próximas al caso, todavía no se han adoptado medidas contra los padres por el estado del niño. Las autoridades sospechan que el pequeño se podría haber contaminado con la droga entrando en contacto con ella de forma accidental, explica el Diario Información.

Ahora la policía sigue con la investigación del caso para determinar la responsabilidad de los hechos y si hace falta tomar medidas cautelares sobre la tutela del niño a los progenitores.

A la espera de su evolución

El niño está en observación en el Hospital del Vinalopó, y aunque no se tienen detalles sobre su estado de salud, los sanitarios remarcan que por su edad es suficiente con que el bebé haya entrado en contacto con la droga para intoxicarse.

De momento, todavía no se tienen detalles sobre si este accidente dejará secuelas al pequeño. Los forenses y los especialistas están redactando un informe para aclarar los hechos, a la vez que se está interrogando a los padres de la criatura.

Por todos estos hechos, los padres podrían enfrentarse a un delito de imprudencia.