Los miembros de una banda domimicana han cortado a machetazos del dedo de un hombre de 41 años en un parque del barrio de Carabanchel de Madrid porque les ha pedido que no armaran tanto ruido

Los hechos se han conocido hoy

Los hechos pasaron el jueves pasado pero no han trascendido hasta hoy. Eran las 23:30 horas y varios miembros de la banda Dominican Don't Play llegaron al parque de Comillas del barrio de Carabanchel de Madrid sobre las 23.30 horas proclamando a viva voz sus gritos de guerra. Andaban buscando a sus rivales, los miembros de Los Trinitarios.

Los pandilleros andaban de cacería

Se sospecha que los miembros de la banda Dominican Don't Play iban armados hasta los dientes (o com dicen en su argot, "iban de caída") en busca de enemigos a los que agredir. Contrariamente, se encontraron en un parque en el que, pese a la hora, solo había familias. 

Decepcionados por lo poco "provechosa" que había sido la cacería, los pandilleros se dedicaron a beber y a gritar, incomodando y molestando a las familias que también estaban en el parque. Ante estos hechos, un hombre de 41 años, padre de familia, se les acercó para reprocharles su actitud. Los pandilleros no se tomaron demasiado bien las recriminaciones. 

Momentos de extrema violencia

Sedientos de descargar su agresividad con alguien, los miembros de la banda atacaron a machetazos al vecino de Carabanchel. Instantes de violencia extrema en los que incluso se escuchó algún disparo. La agresión causó al hombre heridas de diversa consideración, la más grave, un corte que le amputó el pulgar de una mano. La víctima fue trasladada de inmediato al hospital de La Paz para intentar reimplantárselo.

La Policía Nacional ha arrestado ya a uno de los atacantes, un joven de 27 años, pandillero relacionado con los detenidos de ayer en la operación llevada a cabo por la Policía Nacional para desarticular  la cúpula dirigente de los Dominican Don't Play en Torrejón de Ardoz.