Una broma desafortunada puede comportar que los usuarios se queden sin poder utilizar Whatsapp, la aplicación de mensajería más popular del mundo. En los últimos meses, se calcula que 250.000 usuarios se han visto bloqueados por la plataforma por lo que puede parecer una simple broma de mal gusto: que alguien cambiara el nombre de los grupos de Whatsapp por "porno infantil" o, en inglés, "child porn".

La broma se está extendiendo por todo el mundo: 250 estudiantes asturianos, entre los afectados

Unos de los últimos afectados son 250 estudiantes de la Universidad de Oviedo. Unos 160 estudiantes de Economía que compartían un grupo para compartir información empezaron a ver cómo, este jueves por la noche, se quedaban sin poder utilizar la popular aplicación. Poco después, descubrieron la causa: un "compañero" había cambiado el nombre del grupo "Economía 1" a "Pornografía infantil".

Cuando otro estudiante quería volver a poner el nombre original, alguien lo denunció y la aplicación bloqueó, automáticamente, a todas las personas que estaban dentro del grupo, según recoge El Comercio.

Lo mismo pasó a unos 90 estudiantes de la facultad de Medicina. Y la broma se está extendiendo cada vez más por todas partes, en grupos grandes y pequeños. Incluso se están creando nuevos añadiendo números al azar para hacerlos partícipes de la "broma".

El responsable podría ser expulsado de la universidad

Todos ellos han contactado con el soporte técnico de la aplicación, y la única respuesta es que los usuarios han "violeta las normas comunitarias" de la red. El caso, sin embargo, ha ido más allá: el decanato de la universidad ya ha sido informado y el responsable de la broma podría ser expulsado. También se han presentado varias denuncias a la policía.

Según parece, hay una explicación a este bloqueo masivo de usuarios. La aplicación defiende que los mensajes que se envían tanto entre usuarios como a los grupos están cifrados, y la empresa no los puede ver. Lo único a lo que tienen acceso es a los títulos de los grupos y a la imagen de perfil: cuando se recibe una denuncia de un posible comportamiento ilegal, la aplicación se suele basar en esta información para decidirlo.

Por eso, Whatsapp ha bloqueado 250.000 cuentas en los últimos tres meses, y se calcula que la mayoría han sido víctimas de estas bromas de mal gusto.