La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 80 años, vecino de Elda (Alicante), por haber atacado a su hijo con un hacha y haberlo seguido hasta el hospital con una escopeta para rematarlo.

Lo quiso liquidar con una escopeta

La víctima, de 48 años, ingresó en Urgencias por las heridas superficiales en las piernas y en la cabeza, y se encuentra fuera de peligro. El progenitor lo siguió hasta allí con una escopeta de caza, pero una mujer lo vio en el aparcamiento del hospital y alertó al personal sanitario de qué estaba pasando.

Gran despliegue policial

Todas las patrullas de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía se desplazaron hasta las inmediaciones hospitalarias, junto con dispositivos de la Guardia Civil y la Policía Local. El octogenario, sin embargo, pudo huir en la segunda residencia que posee al municipio de La Romana, donde fue localizado y detenido una hora después.

Terror entre los enfermos del hospital

Según indican fuentes policiales, los hechos se podrían haber desencadenado para desavenencias de convivencia. Como el padre de la víctima llevaba un arma de fuego con el fin de rematarlo, dos dotaciones policiales acudieron al hospital a protegerlo. La imagen de los agentes con armas largas generó inquietud y requiere entre los pacientes y sus familiares, aunque las patrullas se marcharon al cabo de una hora.

El hombre de 80 años sigue en el calabozo desde su detención, a la espera de pasar a disposición judicial. De momento se desconoce si lo acusarán de un presunto delito de lesiones o de tentativa de homicidio.