Gilad Pereg, exmilitar israelí acusado de matar a su tía y a su madre, quiere suicidarse en la prisión porque lo han obligado a bañarse. Cuando la Policía detuvo al israelí, el mes de enero en su casa, encontraron la vivienda llena de comida animal, más de 30 gatos vivos, de otros disecados, cinco perros y todo tipo de medicación para mascotas.

Fobia al agua

Ahora, Pereg, reitera que tiene fobia al agua y que dejará de comer para morir porque lo han bañado. Su abogado, Maximiliano Legrand, denunció que "lo bañaron con las esposas puestas tras golpearlo duramente". Además, tildó a su cliente como un "paciente psiquiátrico" y añadió que tiene una "patología con respecto al agua", explica el diario argentino Clarín.

Pereg entró a la prisión el mes de febrero de este año después que le encontraran enterrados los cuerpos de su madre Pyrhia Saroussy (63 años) y su tía, Lily Pereg (54, docente, universitaria y científica) en su residencia. Las dos familiares estaban de visita a Argentina del hombre.

Vídeo donde se muestra a Gil Pereg en su celda (MDZ Online)

Un personaje extraño

Gilad Saroussy Pereg, de 37 años, era un ingeniero informático que había trabajado para el ejército israelí. Más tarde, se había trasladado a la ciudad de Mendoza (Argentina) donde se presentaba como Nicolau o Floda Relith (Adolf Hitler al revés) y con varias nacionalidades: ucraniano, australiano o israelí. Además, tenía registradas más de 35 armas a su nombre y sus vecinos lo tildaban de "persona solitaria" y "poco higiénica" , cómo apuntaron varios medios argentinos en su momento.

Gil Pereg

Gil Pereg antes de matar a las suyas familiares comprando armas a Mendoza. (Diario Clarín)

El assessino que se cree un gato

Aunque no está claro si Pereg se cree un animal, sí que actúa como tal. Meses atrás los abogados del israelí ya declararon que el cliente había pedido comida de animal en la prisión y que hacía sus necesidades sin prejuicios por toda su celda.

Actualmente, la defensa del acusado ha presentado un Habeas Corpus que pretende proteger "la integridad física" del cliente ante el abuso de la autoridad y también, han pedido el traslado de Pereg "a una prisión penal de máxima seguridad" o bien a un "hospital psiquiátrico".