Una pelea entre tres jóvenes ingleses acaba con un cuchillo de tipo "zombie" clavado en las nalgas del culo de uno de ellos.

La pelea se produjo por un conflicto amoroso y, ahora, el juzgado ha declarado culpable al agresor a 11 años y 8 meses de prisión. El arma la tuvieron que sacar del cuerpo del joven con una dura operación quirúrgica.

El conflicto amoroso

El joven inglés de 17 años, Jack Parfitt, decidió desafiar a otro chico de 19 años porque había flirteado con su novia embarazada. La cita era en un parque de la ciudad de Covingham (Swindon, Reino Unido) y Parfitt apareció acompañado de otro amigo llamado Aaron Toward-Parker, también de 17 años, hacia las nueve de la noche del 20 de enero. Los dos jóvenes aparecieron a la pelea encapuchados con pasamontañas y armados: uno llevaba una pistola y el otro un cuchillo de tipo "zombie".

Aaron Toward-Parker

El joven Aaron Toward-Parker sentenciado a 11 años y 8 meses de prisión

Después de pelearse intensamente y varias agresiones físicas, la pelea terminó con Toward-Parker clavando el cuchillo en las nalgas del culo del "rival amoroso" de su amigo, entre otras agresiones físicas. El cuchillo quedó tan incrustado a la víctima que esta necesitó una operación quirúrgica para conseguir sacarle el arma del cuerpo, él mismo declaraba: "todos los aspectos de mi vida han quedado afectados por lo que pasó y algunas cosas no volverán a ser las mismas" en varios diarios locales.

"He perdido el control"

Parffit se declaró culpable por tenencia de armas e intento de agresión con heridas graves e ingresó a un centro de rehabilitación por dos años. En cambio, Toward-Parker al principio se declaró inocente diciendo que él había "perdido el control" y que el arma "penetró accidentalmente a la víctima". Ahora, el juzgado lo ha sentenciando a 11 años y 8 meses de prisión.