Un joven de 16 años ha recibido una brutal paliza a la salida de un concierto celebrado en la Playa de Palma por parte de una veintena de jóvenes. La víctima habría querido defender a su hermana de un presunto abuso por parte de los agresores.

Según la denuncia interpuesta por los padres del adolescente, los hechos tuvieron lugar el viernes pasado alrededor de las dos de la madrugada. Los menores habían acudido a un concierto celebrado en la playa, donde un grupo muy numeroso de jóvenes rodeó a una chica de catorce años e intentaron “abusar de ella”. La menor, con la ayuda de una amiga, consiguió huir del lugar.

El hermano de la víctima les pidió explicaciones y la multitud le propinó puñetazos y patadas en un callejón

 

El hermano de la víctima, un chico de 16 años y nacionalidad española, se dirigió al grupo de presuntos agresores para pedirles explicaciones por lo sucedido. En ese instante, le rodearon y comenzaron a propinarle puñetazos y patadas. El joven intentó huir, pero fue alcanzado por la multitud en un callejón donde se cebaron con él.

Fue uno de los propios agresores quien se dirigió a sus compatriotas en árabe y les pidió que cesaran de pegarle, porque lo iban a matar, informa Última Hora. "En un principio no le hicieron caso y siguieron agrediendo a mi hijo, pero al final desistieron de su actitud y se fueron", apunta la madre del menor.

La víctima sufrió una doble fractura de mandíbula y policontusiones por todo el cuerpo como consecuencia de la paliza. Además, el grupo de delincuentes le robó la cartera, el dinero, el reloj y el teléfono móvil. La Policía Nacional ya tiene identificado a uno de los presuntos agresores y no descarta que en los próximos días se produzca la detención de otros.